¿Como se trata las espondiloartritis?

Esas drogas llamadas antiinflamatorios no esteroideos

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) son una heterogénea familia de drogas que comparten la capacidad de inhibir la enzima ciclo-oxigenasa 1 y 2 produciendo control del dolor, la fiebre y la inflamación.

Desde la época de la antigua grecia la exploración del uso de sustancias vegetales con el fin de controlar las manifestaciones clínicas de las enfermedades llevó a la humanidad en busca de respuestas . Un camino que involucró a Hipócrates (460 – 377 A.C) quien utilizó corteza de sauce en sus pacientes , Celso (Padre del concepto de inflamación) en el año 30 AC quien retomó dicha práctica, el reverendo Edmund Stone en Londres en 1761, quien describió los efectos de la utilización de corteza de sauce para controlar Pacientes febriles y Leroux en 1829 quien aisló el principio activo interviniente, la salicina, dando origen al ácido acetilsalicílico o aspirina 1.

Desde entonces el ácido acetilsalicílico se ha convertido en la droga paradigmática de esta familia tan heterogénea de fármacos. Aunque no hay datos locales, se estima que en EEUU 1 de cada 7 pacientes toma AINES regularmente y se espera que esta proporción aumente en los años próximos por el envejecimiento de la población y la frecuencia de las enfermedades crónicas 2. Por esta Razón es importante tener en cuenta el perfil de riesgo cardiovascular, Renovascular y Gastrointestinal, realizando una indicación basada en la balanza riesgo/beneficio.

El tratamiento de la Espondilitis Anquilosante y la Familia de las Espondiloartritis también incluyen esta noble familia de fármacos.
Los AINES son de hecho, la droga de elección para iniciar el tratamiento en estos pacientes según la recomendación de las guías actuales 3, el 75 % de la pacientes con Espondiloartritis reciben tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos en algún momento de la evolución de enfermedad y actualmente se recomienda al menos dos cursos de tratamientos fallidos antes de considerar el fracaso del tratamiento con AINES.

No existe evidencia actualmente para recomendar la utilización de un AINE sobre otro en Espondiloartritis, sin embargo existe en la comunidad médica una tendencia a utilizar más frecuentemente Indometacina para el control de dolor en nuestros pacientes. Es prudente que el profesional actuante evalue correctamente el riesgo beneficio en la utilización de AINES teniendo en cuenta el perfil de eventos adversos de las drogas administradas.

Los expertos recomiendan la utilización de la dosis máximas tolerada por el paciente y administrada de manera estable en pacientes con dolor y rigidez articular 4-5 bajo monitoreo estricto de seguridad por un profesional médico, sin embargo esto, es controversial aún siendo aceptable también el uso discontinuo o a demanda a fin de minimizar el riesgo de exposición crónica.
Adicionalmente los pacientes con valores de laboratorio sugestivos de inflamación activa (aumento de PCR en sangre) presentaron una menor progresión de daño estructural,es decir menos lesión ósea 6-7.

Conclusión

Los AINES son drogas conocidas por la comunidad médica con un buen perfil de seguridad con efecto positivo demostrado en los pacientes con espondiloartritis. se aconseja el uso continuo con dosis máxima tolerada y la elección del AINE a utilizar debe ser consensuado entre el médico y el paciente teniendo en cuenta las preferencias y las comorbilidades. se aconseja el curso de dos tratamientos antes de considerar el fracaso a AINES.

Bibliografía

1 Hardman, Joel G.; Limbird, Lee E.; Goodman Gilman, Alfred. (1996). «Capítulo 27: Analgésicos-antipiréticos, antiinflamatorios y fármacos que se utilizan en el tratamiento de la gota.». Goodman & Gilman, las bases farmacológicas de la terapéutica. (9 edición). México, D. F.: Ed. McGraw-Hill Interamericana. ISBN 0-07-026266-7.

2 Friedwald V, Bennett J, Packer M,Roberts W, Williams G. The editors Roundtable:
Nonsteroidal Antiinflamatory DrugsandCardiovascular Risk. Am J Cardiol 2008;102:1046–1055

3 2016 update of the ASAS-EULAR management recommendations for axial spondyloarthritis Désirée van der Heijde,1 Sofia Ramiro,1 Robert Landewé,2,3 Xenofon Baraliakos,4 Filip Van den Bosch,5 Alexandre Sepriano,1,6 Andrea Regel,4 Adrian Ciurea,7 Hanne Dagfinrud,8 Maxime Dougados,9,10 Floris van Gaalen,1 Pál Géher,11 Irene van der Horst-Bruinsma,12 Robert D Inman,13 Merryn Jongkees,14 Uta Kiltz,4 Tore K Kvien,15 Pedro M Machado,16 Helena Marzo-Ortega,17,18 Anna Molto,9,10 Victoria Navarro-Compàn,19 Salih Ozgocmen,20 Fernando M Pimentel-Santos,21 John Reveille,22 Martin Rudwaleit,23,24,25 Jochen Sieper,26 Percival Sampaio-Barros,27 Dieter Wiek,28 Jürgen Braun4

4 Bakland G, Gran JT, Nossent JC. Increased mortality in ankylosing spondylitis is related to disease activity. Ann Rheum Dis 2011;70:1921–5.

5 Haroon NN, Paterson JM, Li P, et al. Patients with ankylosing spondylitis have increased cardiovascular and cerebrovascular mortality: a population-based study. Ann Intern Med 2015;163:409–16.

6 Wanders A, Heijde Dv, Landewé R, et al. Nonsteroidal antiinflammatory drugs reduce radiographic progression in patients with ankylosing spondylitis: a randomized clinical trial. Arthritis Rheum 2005;52:1756–65.

7 Kroon F, Landewé R, Dougados M, et al. Continuous NSAID use reverts the effects of inflammation on radiographic progression in patients with ankylosing spondylitis. Ann Rheum Dis 2012;71:1623–9.

Compartir esta nota